DIARIO DE AVENTURAS: BARILOCHE – DÍA 10

READ ME IN ENGLISH

Fe de erratas:

Al parecer soy la única persona que, al escribir su cuaderno de bitácora (de un viaje de hace un buen tiempo ya), se pasa por alto un día. Y es que esta entrada de #diariodeaventuras, la número 10, correspondía a nuestro paseo por el centro de Bariloche y la entrada número 9, a otro día de snowboard. Diremos que lo hecho, hecho está y hoy les voy a contar como fue ese lunes (el real 😂) haciendo snowboard por segunda vez en el Cerro Catedral.

Llegamos a Cerro Catedral cerca de las 10 de la mañana y estaba congelado. Aunque entiendo que el snowboard es un deporte que quizá está más orientado al mundo de las piruetas y que, para hacerlas, la nieve congelada es ideal, yo no soy fan. Tal vez sea por novata o por miedosa pero el hielo no me gusta; me hace sentir insegura y sin control sobre la tabla. Bueno, al menos así me hacía sentir en ese entonces, en mi segundo día haciendo snowboard.

IMG_1001

No vamos a mentir y decir que fue mi mejor día en el Cerro porque la realidad es que, limitada  por la inseguridad, me limité a afinar la técnica en “bajar mirando hacia abajo” y desplazarme sobre el canto trasero de un lado a otro, intentando no derrapar.

Obvio que me caí de traste mil veces, y obvio que me hice la experta también jajaja!

IMG_1009

Hicimos la primer bajada y la nieve no estaba muy amigable así que paramos un rato en el Refugio Punta Nevada. Después de un rato subimos hasta la pista Punta Nevada, que es la más alta en ese sector del Cerro y bajamos. Ya cerca del mediodía abrió el puestito de Coca Cola: un espacio delimitado un poco más abajo del Refugio Punta Nevada donde todos los que estamos practicando snowboard podemos ir y tomar una Coca gratis mientras descansamos las piernas y disfrutamos la vista desde arriba.

150718196.jpg

El resto del día seguimos haciendo bajadas, yo tratando de afinar movimientos y Dario disfrutando un poco más del hielo gracias a su mayor experiencia en la tabla. Y por allá cerca de las 16:30 hicimos la ultima bajada, no mucho antes de que los medios de elevación y las pistas comiencen a cerrar.

Para mí no había sido el mejor día para hacer snowboard, pero igual aprovechamos todo lo que pudimos y alrededor de las 17 nos fuimos silbando bajito a esperar el colectivo con el cuerpo cansado pero el corazón contento de haber pasado otro día en nuestras amadas montañas.


ADVENTURE’S DIARIES: BARILOCHE – DAY 10

Errata:

Seems like I’m the only one who, writing her logbook (of a trip we made a long time ago), forgets one day. Because this entry of #adventuresdiaries, the 10th, corresponded to our walk through Bariloche downtown and the 9th, to another day of snowboarding. We’ll say that what’s done, is done and today I’ll tell you how that Monday was (the real Monday 😂), doing snowboarding in Cerro Catedral.

We arrived at Cerro Catedral around 10 am and it was frozen. Although I understand that snowboarding is a sport that perhaps is more oriented to the world of pirouettes and that, to do them, frozen snow is perfect, I’m not a big fan of it. Maybe because I’m a newbie or because I’m a little bit fearful, the truth is I don’t like it; frozen snow makes me feel insecure and out of control over the board. Well, at least that was how I felt in that moment, in my second day doing snowboarding.

I’m not going to lie and tell you that this was my best day at the hill because truth to be told, limited by insecurity, I just fine-tuned the technique in “go down looking down” and move on the back edge from side to side, trying not to skid.

Of course I fell on my ass a thousand times, and obviously I pretended to be an expert too lol!

We made our first descent and the snow wasn’t super good so we made a stop at Punta Nevad Refuge. After a while we climbed to Punta Nevada trail, which is the higher in that sector of the mountain and we descent. Around noon the Coke station opened its “doors”: there we could stop for a while and drink a free can of Coke while we rest a bit and enjoy the view.

The rest of the day we kept climbing and descending, me trying to fine tune my movements and my husband enjoying a little bit more the frozen snow thanks to his greater experience doing snowboarding. And around 16:30 we made our last descent, not long before the lifts and the paths begin to close.

To me, this wasn’t the best day to do snowboarding, but anyways we enjoyed the day as much as we could and around 17 we went whistling low to the bus stop with our bodies tired but our hearts happy to have spent another day in our beloved mountains.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s