DIARIO DE AVENTURAS – BARILOCHE: DÍA 6

READ ME IN ENGLISH

¡Buen martes y feriado de carnaval! ¿Cómo están? Espero que todo les esté yendo más que bien… Hoy, como cada martes, tenemos una nueva entrada de #diariodeaventuras, esta vez un viernes tranquilo cerquita de casa, paseando por Cerro Otto.

Si es la primera vez que pasean por Bariloche y tienen ganas de un día tranquilo, subir al Cerro Otto es una buena opción. Nosotros veníamos un tanto cansados de madrugar para las excursiones y como el teleférico abría un poco más tarde y nos quedaba cerca de la cabaña optamos por hacer esto en un viernes de descanso.

Nos levantamos un poco más tarde, desayunamos tranquilos unos tostados y unos mates y a eso de media mañana nos fuimos caminando hasta el complejo Teleférico Cerro Otto que nos quedaba a un par de cuadras de casa.

Pagamos los tickets y formamos fila para subir a una cabinita del teleférico, disfrutando de andar tranquilos y sin reloj.

La vista durante la subida es muy linda, se puede ver un panorama del barrio, el bosque de pinos del Cerro (y en esta ocasión nevado) y las casas metidas en el bosque, el lago Nahuel Huapi, montañas… Es una escena que te hace amar la patagonia, que te hace sentir en casa y querer quedarte ahí toda la vida.

Cuando llegamos arriba, y para nuestra sorpresa, nos encontramos con la cultura: había una exposición de algunas de las esculturas más destacadas de Miguel Ángel; la Piedad, el David y Moisés.

En La Piedad pudimos ver a la virgen María, joven, bella y piadosa, cuyas vestiduras se expanden con numerosos pliegues, quien sostiene a Cristo muerto y que, intencionadamente, aparenta mayor edad que la madre, en una composición sosegada y llena de ternura.

La originalidad con la que trató esta pieza Miguel Ángel se nota en la ruptura con el dramatismo con el que hasta entonces se trataba esta iconografía, que siempre mostraba el gran dolor de la madre con el hijo muerto en sus brazos. Miguel Ángel, sin embargo, realizó una Virgen, serena, concentrada y extremadamente joven, y un Cristo que parece que esté dormido y sin muestras en su cuerpo de haber padecido ningún martirio: el artista desplazó toda clase de visión dolorosa con tal de conseguir que el espectador reflexionase delante del gran momento de la muerte.

El David de Miguel Ángel contrasta con las representaciones previas en las que David aparece con el cuerpo de Goliat asesinado. En la versión de Miguel Ángel, Goliat no aparece, por lo que se interpreta que aún no ha sido vencido. El cuerpo de David es el de un hombre musculoso, no el del muchacho de las obras de Donatello y Verrocchio. En lugar de aparecer victorioso como en las dos versiones antes mencionadas, David aparece en tensión y preparado para el combate.

Moisés, el líder de Israel se presenta sentado, con las Tablas de la Ley debajo del brazo, mientras que con la otra mano acaricia los rizos de su barba. La imaginación puede situar esta representación de Moisés en el pasaje de éxtasis tras recibir los Mandamientos en el Monte Sinaí, mientras que, en el valle al pie del monte, el pueblo de Israel se entrega una vez más a la idolatría. De nuevo, Miguel Ángel utiliza una cabeza vuelta, concentrando una expresión de tremenda ira que se refleja también en la poderosa constitución de la estatua y sus ojos.

Esta grata sorpresa nos hizo viajar viajando; caminar entre esculturas en tamaño real, disfrutar de fotos y pinturas de la época casi nos hizo sentir que estábamos en alguna galería de arte italiana, mientras que estabamos de viaje por Bariloche.

Luego de un rato de disfrute entre pinturas y esculturas, decidimos salir afuera a tomar algunas fotos de la vista, ya que este es el único atractivo que nos quedaba por disfrutar en el Cerro.

Aunque también está la confitería giratoria, nosotros decidimos no entrar porque recién habíamos desayunado y queríamos pasar un rato al aire libre. Tuvimos un día bastante despejado, lo que nos permitió disfrutar el panorama desde arriba, sacar lindas fotos y no pasar casi nada de frío.

Y cuando ya tuvimos el corazón lleno de disfrute y tranquilidad, subimos nuevamente a la cabina del teleférico, caminamos pateando piedritas hasta casa y nos dispusimos a disfrutar el resto del día relajados y siendo felices con la compañía del otro.


Espero que como este post, tengan un día de disfrute y paz.

¡Un abrazo grande y nos vemos pronto!


ADVENTURE’S DIARIES: BARILOCHE – DÍA 6

Happy Tuesday! How are you? I hope everything is going well… Today, like every Tuesday, we have a new entry of #diariodeaventuras, this time a quiet Friday close to home, walking around Cerro Otto.

If it’s your first time strolling through Bariloche and you want a quiet day, climbing Cerro Otto is a good option. We were a bit tired from early mornings for the excursions and as the cable car opened a little later and it was near home we opted to do this on a Friday break.

We woke up a little later, had some toasted sandwiches and mates for breakfast and around mid morning we walked to the Cerro Otto Cable Car complex which was a couple of blocks from home.

We paid the tickets and queued up to a cabin of the cable car, enjoying a relaxing day.

The view during the climb is very beautiful, you can see a panorama of the neighborhood, the pine forest (and on this occasion, snowy) and houses tucked into the forest, Nahuel Huapi Lake, mountains… It is a scene that makes you love Patagonia, that makes you feel at home and make you want to stay there all your life.

When we got up, and to our surprise, we found culture: there was an exhibition of some of Michelangelo’s most outstanding sculptures; The Piety, the David and Moses.

This pleasant surprise made us travel traveling; walking between sculptures in real size, enjoying photos and paintings from that time almost made us feel that we were in some Italian art gallery, while we were traveling through Bariloche.

After a time of enjoyment between paintings and sculptures, we decided to go outside to take some photos of the view, as this is the only attraction we had left to enjoy in the Hill.

Although there is also the rotating confectionery, we decided not to enter because we had just had breakfast and wanted to spend some time outdoors. We had a very clear day, which allowed us to enjoy the panorama from above, take nice photos and not being super cold.

And when we had our hearts full of enjoyment and tranquility, we climbed back to the cab of the cable car, walked kicking pebbles home and we set to enjoy the rest of the day relaxed and being happy with each other’s company.


I hope that like this post, you have a day of enjoyment and peace.

A big hug and see you soon!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s