DIARIO DE AVENTURAS: BARILOCHE – DÍA 4, PARTE 1

READ ME IN ENGLISH

Miércoles de planes cambiantes, en esta ocasión visitamos Cerro Campanario y Laguna El Trébol.

Para ser honestos, ir a Cerro Campanario no era lo que teníamos en mente al levantarnos. Nuestra idea ese miércoles era hacer la excursión a Puerto Blest (que si leíste el post a Isla Victoria, sabrás que no pudimos ir ese día, podés leerlo acá). Cuestión que nos levantamos más temprano, fuimos hasta calle Bustillo a tomarnos el micro y, disfrutando de la hermosa y abundante nevada que había caído la noche anterior 😍, esperamos, esperamos y seguimos esperando y el micro jamás apareció… Se hizo tarde otra vez

Pensamos en ir al Cerro Otto, hacer un día tranquilo cerquita de casa así que subimos desde Bustillo casi hasta Pioneros: casi 9 cuadras de pura subida por calle Furman (😓) y cuando llegamos nos dijeron que el teleférico abría MUCHO MÁS TARDE…

Después de tantas vueltas y medio desanimados nos volvimos a la cabaña; no sabíamos qué hacer pero no nos queríamos quedar encerrados todo el día. Pasamos la mañana en casa, hicimos compras y cerca del mediodía se nos prendió la lamparita

¿Y si vamos a Campanario?

Sin pensarlo dos veces preparamos unos sandwichitos de milanesa, el equipo de mate, agarramos las mochilas y bajamos (otra vez) hasta Bustillo para tomarnos el micro.

Esta vez el micro apareció y nos llevó con éxito hasta Campanario. Sacamos los tickets y subimos por la aerosilla con el peculiar paisaje que presenta, subiendo entre un bosque por demás variado, con muchas especies de plantas diferentes y, en esta ocasión, todo nevado.

Una vez arriba lo único “un tanto intolerable” fue el viento que había en el mirador. Hacía mucho frío y había mucho viento así que estuvimos un ratito para sacar unas fotos y salimos a buscar refugio en el Cerro. Terminamos encontrando un banquito al lado de una parrilla y nos quedamos ahí para apreciar la vista y calentarnos con unos infaltables y ricos mates.

Mirando hacia atrás ese día, la verdad es que no pudimos hacer una mejor elección, literalmente. Cerro Campanario bañado de nieve, tomar mates con la vista que se tiene desde esos 1049 metros sobre el nivel del mar, sentir la pureza del aire en esa altura… Es mágico. He tenido la posibilidad de conocer Campanario en un estado más primaveral y me quedo con las memorias de un Campanario nevado, amé ese paisaje.

¿Qué les pareció? ¿Les gustó el lugar tanto como a mí? Cuéntenme en los comentarios.


Este post se extendió bastante así que en la segunda parte prometo relatar el paseo hasta Laguna El Trébol un poco más brevemente.

¡Nos leemos pronto!


ADVENTURE’S DIARIES: BARILOCHE – DAY 4 PART 1

Wednesday of changing plans, in this occasion we visited Cerro Campanario y El Trebol lagoon.

Tbh, going to Cerro Campanario wasn’t the first thing we had on mind when we wake up. Our idea that Wednesday was doing the excursion to Puerto Blest (if you read the post to Isla Victoria, you’ll know  we couldn’t go that day, you can read it here). The thing is that we woke up earlier, went to Bustillo street to take the bus and, enjoying the beautiful and plenty snowfall from last night, we waited, and waited, and waited but the bus never showed up… We were late again

We thought about going to Cerro Otto, having a relaxed day close to home, so we walked back from Bustillo street to Pioneros street: almost 9 blocks of pure climb through Furman street (😓) and when we get there the people told us the cableway would open MUCH LATER…

After hanging around a while and a little downhearted we went back to the alpine cabin; we didn’t know what to do but didn’t want to stay at home the whole day. We spent the morning at home, went for groceries shopping and around midday we had an idea

What if we go to Campanario?

Without thinking it twice we made some sandwiches, setted up the “mate” equipment, grabbes our backpacks and went down (again) to the bus stop at Bustillo street.

This time the bus arrived and took us succesfully to Campanario. We bought our tickets and climbed by the elevator watching the peculiar landscape Campanario presents, climbing through an amazing forest, with so many species of different plants and, this time, snowy.

Once up there the only thing “somewhat intolerable” was the wind that was at the viewpoint. It was very cold and windy so we were there for a moment to take some photos and we went out to find refuge in the Hill. We ended up finding a bench next to a grill and we stayed there to appreciate the view and warm up with infaltables and tasty “mates”.

Truth to be told, we couldn’t make a better choice that day, literally. Cerro Campanario full of snow, drink some “mates” with the view you have from those 1049 meters above sea level, feel the purity of the air at that height… It’s magical. I have had the chance of going to a more warm Campanario and I choose to keep the memories of a snowy Campanario, I loved that landscape.

What do you think? Did you like the place as much as me? Tell me in the comments.


This post was a little bit long so in the second part I promise to relate the walk to Laguna El Trebol a little more briefly.

See you soon!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s